Consejos y trucos para limpiar nuestra plancha y que quede como nueva

Consejos y trucos para limpiar nuestra plancha y que quede como nueva.  La limpieza de la plancha es fundamental para que funcione perfectamente y nos dure por más tiempo.

En muchas ocasiones la plancha la sacamos del armario, la utilizamos y la volvemos a guardar sin darle ningún tipo de limpieza y olvidándonos de algo tan fundamental, y que hará que siga planchando nuestra ropa perfectamente y por más tiempo.

Tras su uso la suciedad queda en la superficie de la plancha y una mal limpieza hará que esta acabe en nuestra ropa. Desde este blog queremos darte unos consejos y trucos para que tu plancha este en perfectas condiciones

Cómo limpiar la plancha

Antes de proceder a la limpieza de la plancha debes asegurarte que está desconectada de la corriente y fría.

Limpieza de la superficie de la plancha:

Para su limpieza habitual frotaremos la superficie con un paño húmedo con un detergente suave. No utilices detergentes demasiado fuertes o abrasivos ya que puedes dañar la superficie de la plancha. Luego simplemente retira las impurezas secándola con un paño seco.

Si la plancha tiene manchas oscuras (marrones o negras) no será suficiente con esta limpieza básica y tendrás que aplicar este sencillo truco:

Pon una gran cantidad de papel de periódico en una superficie plana y encima pon una gran cantidad de sal gorda, formando una capa. A continuación enciende la plancha y cuando empiece a estar caliente, mas o menos tibia, pásala por encima de la capa de sal gorda, verás como van quitándose estas manchas, Luego déjala enfriar y pásale un paño para terminar de retirar los restos e impurezas.

Si necesitamos limpiar una plancha de vapor quemaday no nos ha funcionado lo del periódico y la sal podemos utilizar este truco que funciona muy bien: limpieza con velas.

La limpieza con la cera de la velas consiste en: primero desactivamos de la plancha la salida vapor, luego la encendemos y con una temperatura de calor mínima pasamos la vela por toda la superficie y se obstruirán con la cera todos los orificios de la plancha. Desenchufa y deja reposar unos minutos.

A continuación  frota con un estropajo de acero inoxidable  o “tipo nanas” la superficie. Para terminar enciende la plancha, abre la salida de vapor y plancha sobre un trozo de tela que no sirva hasta que se destapen todos los agujeros y termine quitándose toda la suciedad.